El año 2016 nos encuentra en una etapa de transición

El año 2016 nos encuentra en una etapa de transición. Después de un descenso no tan traumático, por lo menos para mí, como esperábamos afrontamos la pretemporada con mucha gente y ganas.

Luego de la etapa mas gloriosa de los últimos años nos fuimos a Grupo II. Enfrentamos el desafío desde el primer momento con compromiso y muchas ganas de clasificar para buscar el ascenso nuevamente. Los que tenemos muchos años en este lindo juego sabemos que Segunda – o Grupo II para estar acorde con los tiempos que corren- es durísima. Todos los equipos han mejorado en su preparación y se juega, como decirlo, muy intensamente.

Nos ha costado cumplir con la primer meta ya que nos hemos cargado con un par de derrotas que en los papeles eran triunfos, como por  ejemplo CUQ y Monte Grande, pero que en el juego nos superaron y fueron justos vencedores. Pero llegaron buenos triunfos, fundamentalmente el que logramos de visitantes con Champagnat y el de San Fernando en el Club.

Muchos jugadores no habían transitado un descenso y a pesar de su juventud lograron dar el nivel. Pero al no tener un plantel tan largo las lesiones hicieron se hicieron sentir en nuestro equipo. Pero sabemos que este deporte se caracteriza por hacerle frente a la adversidad y a nosotros históricamente nos ha gustado hacer el papel del “muchachito de la película”. Si bien segunda es algo nuevo para varios, no le quitamos el traste a la patada y seguimos para adelante como nos han enseñado nuestros entrenadores a través de los años que la azul y colorada lleva jugando en el rugby porteño.

La segunda parte nos encuentra con la dificultad de hacer pie y poder cerrar positivamente los partidos pero con muchas ganas de seguir entrenando. El animo es bueno y a pesar de los enojos el Plante Superior sigue entrenando lunes, martes y jueves para llegar lo mejor posible a sus tres compromisos sabatinos.

Nos quedan partidos aun y algunos muy lindos. Y siguen los sevens que tanto le gustan a quien escribe y a los jugadores. Vamos a seguir metiéndole y como siempre daremos la cara por la camiseta mas linda: la de Manuel Belgrano.

Un poco de historia:

Desde el 2005 hasta el pasado año nuestros equipos de Plantel Superior han jugado, salvo un año, en grupo I de la URBA. La mayoría de las veces lo hemos hecho en Reubicación y tres veces lo hicimos en el Top 14. Podemos tomar como aprendizaje de jugar en el mejor nivel una década que sin dudas se debe entrenar mas que lo que uno pueda, juntarse y ser REALMENTE UN EQUIPO y aprender a cada paso. En este tiempo hemos cosechado mas derrotas que victorias pero salvo a Hindú y La Plata hemos salido victoriosos contra todos los demás teams. Se necesita un plantel largo y convencido del juego que se debe proponer. Si me refiero a plantel largo no solamente lo digo en cuanto a jugadores, en este plano entran los entrenadores y preparadores físicos. La parte física es sumamente importante. El gimnasio en el Predio de Saavedra ha ayudado a nuestros jugadores a llegar de la mejor manera posible para afrontar los partidos y temporadas durísimas.

Si queremos volver a este nivel debemos ser muchos y muy bien entrenados. Estar convencidos que se puede ganar en cualquier cancha y ante cualquier equipo. A pesar que en los últimos años se ha agrandado la brecha entre los equipos que juegan el Nacional de Clubes y los otros que esperan poder hacerlo. Hoy por hoy Hindú, Belgrano y CUBA por citar algunos están un par de escalones arriba del Grupo de Elite. Cuentan con calidad y cantidad de jugadores. Se hace difícil enfrentarlos y ganarles es sencillamente una empresa casi imposible.

Se han retirado jugadores muchos por cuestiones varias. Jugadores sumamente importantes de la talla de Francisco Julián entre otros. Les agradecemos a ellos tanto por el compromiso y el juego desplegado. Pero ellos comenzando siendo unos chicos de 19 años cuando llegaron al Plantel Superior, sin experiencia pero con muchas ganas de ganar, luego de buenos años de experiencia en juveniles. Los que están haciendo frente a este recambio representando al Club tienen que ganar experiencia y si bien es un cliché demasiado rugbístico para mi gusto, hacerse a los golpes. Nadie nace sabiendo y hoy nadie juega sin entrenarse, aun siendo crack.

Como jugador fui parte del equipo de fines de los 90 y principios de siglo XXI que nos quedábamos en la puerta del ansiado ascenso. Jugué en Segunda y varias Reubicaciones de Primera. Gané muchos partidos –en Segunda- y unos pocos en la Reubicación.¿ Y saben qué? Prefiero las derrotas en la Elite que las victorias pírricas por muchos tantos en Segunda. Codearse con los mejores hace que mejoremos. Pero lo debemos hacer con un plantel unido y numeroso. Sin estrellas y con la tan buscada HUMILDAD. Pero HUMILDAD en serio. Sin ser solo una declaración y llevarla a los hechos. El Camino es entrenar, estar, comprometerse, nutrirse y acompañar a los que suben al Plantel guiándolos.

Somos un Club de buena gente y excelentes personas. Hemos jugado en Primera sin aflojar. Podemos hacerlo. La propuesta debe ser llevada a los hechos.

Gracias por ésta oportunidad que me da el Club para unir dos grandes pasiones que tengo: La escritura y Manuel Belgrano.

 

Por Juan Martín Carmona